A medida que empecé a quererme...

 “A medida que empecé a quererme, dejé de ansiar tener una vida diferente y pude ver que todo lo que me rodeaba me estaba invitando a crecer”

 

Believe Athletics ropa yoga

En nuestro proceso de evolución personal, el que cada una vive de manera única, íntima y particular, siempre son nuestras decisiones las que determinan lo que podemos llegar a ser; mucho más incluso que nuestras propias habilidades.

La decisión de quererse a una misma, con independencia de lo que piensen los demás, es la decisión más subjetiva del mundo, la más propia, individual y exclusiva. Y sin embargo, la más difícil de tomar y sobre todo de acatar.

Desde la infancia nos alientan a postergar nuestra felicidad, a seguir la uniformidad y vivir en la más insaciable competencia. Nos enseñan a mirar hacia fuera, pero no hacia dentro, desconectando de nosotras mismas y siendo incapaces de identificar cuáles son nuestras verdaderas necesidades y cómo podemos satisfacerlas. Actuando de esta manera estamos poniendo en peligro no sólo nuestra salud física sino también nuestra salud mental.

Es posible que si estás leyendo esto sea porque te has dado cuenta de que necesitas comenzar a quererte más. Al principio, te resultará difícil. Sin embargo, la paciencia y la constancia serán tus mejores aliados a la hora de aprender a reconocerte mejor, con el cariño y la comprensión que hacen falta.

Comienza por llevar una vida más tranquila. El estrés, las prisas y el ajetreo al que estamos sometidas nos alejan de nosotras mismas y nos engañan con falsos objetivos, proporcionándonos continuamente metas que desear que muchas veces no coinciden con lo que nuestra alma realmente necesita.

Las técnicas de relajación y meditación te aportarán claridad, perspectiva y conocimiento de tu "yo" más profundo y sincero, ayudando a que tu mente no se apodere negativamente de ti y a alejar aquellos pensamientos que no te aportan nada saludable y realista.

Incluir algo de ejercicio en tu vida te reportará bienestar físico y mental. Practicar yoga con regularidad, por ejemplo, es una excelente forma de aliviar el estrés y las tensiones acumuladas y mejorar los sentimientos subjetivos y la autoestima.

Trabaja sobre el reconocimiento de tu propio valor y tendrás acceso a tu mayor tesoro. La responsabilidad de tu felicidad y bienestar personal es tuya. Una vez interiorices este concepto, serás capaz de evolucionar positivamente hacia donde tú quieras.

Recuerda: "a medida que empieces a quererte, dejarás de ansiar tener una vida diferente, y podrás ver que todo lo que te rodea te está invitando a crecer".


Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados