Claves para desconectar en verano

Descubre algunos consejos para desconectar en verano.

Desconectar en Verano

En verano, los días son más largos. Las actividades se multiplican. Y de forma paradójica, el cansancio puede ser a veces, más elevado. Queremos aprovechar cada día: el sol, la playa, los amigos, salir a cenar, ir a bailar, practicar deporte, leer, jugar, escribir, pintar… A veces parece que en verano trabajamos más que el resto del año. Por eso, es importante utilizar uno de los días de la semana para desconectar. Sino llegará Septiembre, y no habremos descansado lo suficiente.

Un día a la semana para desconectar en verano te ayudará, entre otras cosas, a:

  • descansar y recuperar la energía que has utilizado durante todo el año,
  • centrar y serenar la mente,
  • meditar sobre las cosas de la vida que realmente te hacen feliz,
  • conectar con tu mundo interior y conocerte, así, un poquito mejor,
  • familiarizarte con la suave quietud del silencio,
  • entablar una relación más próxima y auténtica con la naturaleza

Claves para Desconectar en Verano

Y te preguntarás, ¿cómo es posible desconectar en verano?

Lo más importante es que tengas una motivación; algo que te incite a dedicar un día de la semana al auto desarrollo y la auto exploración. Cuando uno empieza a conocerse mejor, a tratarse mejor y a sentirse mejor, está fortaleciendo su mundo interior.

Esto le permite:

  • entablar relaciones más profundas y sinceras con las personas que le rodean,
  • vivir una vida más consciente y presente,
  • lidiar con los problemas e imprevistos desde un estado más pacífico y menos violento,
  • desarrollar el contento y el entusiasmo,
  • disfrutar con mayor intensidad y menos aferramiento los placeres de la vida terrenal,
  • entender la razón por la cual uno está en este lugar y el papel que le toca desempeñar.

Beneficios de Desconectar en Verano

Así pues, al tener una razón noble y elevada para desconectar un día a la semana, la tarea se torna más liviana. Durante esa jornada se puede:

  • aprender a meditar, a reflexionar y a contemplar,
  • escuchar música relajante, melodías delicadas, sonidos agradables,
  • practicar la escritura espontánea (también conocido como “journaling”),
  • dibujar, pintar, dejarse llevar por alguna actividad creativa,
  • leer un libro inspirador,
  • incorporar el ayuno intermitente,
  • nutrirse de frutas y vegetales,
  • evitar el alcohol, los alimentos ultraprocesados, refinados, salados, muy especiados…
  • beber mucha agua, infusiones relajantes o zumos de frutas naturales…
  • caminar en soledad por la naturaleza,
  • practicar una clase suave de Yin Yoga o Yoga Restaurativo,
  • contemplar el alba o el crepúsculo,
  • darse un masaje, un tratamiento terapéutico o un auto cuidado facial,
  • disfrutar de no hacer absolutamente nada,
  • evitar las redes sociales, los correos electrónicos, Whatsapp
  • evitar tener mucho contacto con muchas personas diferentes: es un día para bajar el ritmo de la vida social.

Estas son algunas de las cosas que se pueden hacer para desconectar de la vorágine imparable y un tanto fatigosa de la vida en sociedad. No significa aislarse, sólo recuperarse. Recuperar la energía que desprendemos cada día, para recargarnos de vida y de alegría. Nos excedemos en todo: por eso nos sentimos, muchas veces, vacíos e insatisfechos. Este día de la semana que utilizas para desconectar te ayudará también a desarrollar humildad, serenidad y amor por la vida. No dejes que ésta pase volando: disfruta de cada momento y saboréalo con detenimiento.

Mae Knapnougel


Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados