¿Cómo practicar Yoga Online?

¿Cómo practicar Yoga Online?

Descubre algunos consejos para practicar Yoga Online y evitar cualquier lesión.

Practicar Yoga Online se ha tornado en algo normal. Debido a la pandemia del COVID-19 y las restricciones aplicadas a los centros de deporte y estudios de Yoga, tanto profesores como alumnos han debido adaptarse a las circunstancias y practicar yoga en casa.

Uno de los principios fundamentales de esta práctica milenaria es la adaptabilidad: por eso se trabaja mucho la flexibilidad corporal. Aunque antiguamente las enseñanzas eran transmitidas de maestro a discípulo, desde la oralidad y el acto presencial, actualmente la situación obliga a practicar Yoga Online.

Muchos pueden pensar que a través del mundo digital se pierde la esencia del Yoga. Sin embargo, si uno encuentra a un buen maestro, que sabe traspasar con su energía las pantallas, su magia y paz pueden permanecer intactas. Al fin y al cabo, el profesor es un simple guía: el auténtico maestro de la práctica es el propio practicante. Así pues, el formato Online obliga a que el yogui redoble su atención y concentración y utilice como gran aliado su propia intuición.

A continuación encontrarás algunas recomendaciones para mantener un sadhana adecuado y practicar Yoga Online sin perder su meta real.

¿Cómo practicar Yoga Online?
  • Uno es su propio maestro: cuando uno practica Yoga Online, se da realmente cuenta de que el auténtico maestro es él mismo. Debe tener bien alertas los cinco sentidos. Es importante que para ello se desarrolle la consciencia del cuerpo: que en cada postura, uno se esmere en sentir todas las partes de ese templo. Y no sólo las zonas que trabajan, sino también las que están relajadas. Uno debe ser lo suficientemente curioso para experimentar la postura desde un nivel de consciencia más profundo. Si la clase de Yoga Online es en diferido, no dispondrá de alguien que le corrija verbalmente: por eso es fundamental que haga su pequeño escáner en cada asana. ¿Cómo se encuentran mis hombros? ¿Están relajados o tensos? ¿Y mi cuello? ¿Siento el estiramiento del que habla el profesor? ¿Soy capaz de sentir si mi espalda está erguida? ¿Y mis piernas, están activas o dormidas? ¿Cómo es el agarre de mis deditos de los pies: relajado o estresado? Si el practicante lleva muy poco tiempo con su rutina, y se ve incapaz de ser consciente de cosas tan sutiles como el nivel de presión del dedo gordo del pie sobre el suelo, es aconsejable que practique clases de Yoga Online en directo; incluso, a ser posible, completamente particulares y personalizadas. Eso le dará una base estable donde con tiempo y perseverancia podrá esculpir su propia sadhana.
  • Observa tu estado vital antes de practicar: dedicar un espacio de tiempo a contemplar el estado anímico en el que uno se encuentra antes de la práctica es fundamental para tener éxito en el sadhana. ¿Por qué? Porque de esta forma uno es consciente de lo que realmente necesita el cuerpo ese día, y no lo que la mente reclama para subir su propia autoestima. La práctica de Yoga no debe cultivarse para sentirse más bello o mejor, sino para aceptarse como uno es y comprender su naturaleza real: que es un ser de paz y de amor incondicional. Por ello, escuchar y observar el cuerpo es primordial; eso nos guiará a la hora de escoger la clase de Yoga Online. Un buen yogui es aquél que decide del tenor de su práctica en base a su estado físico y emocional: puede haber una persona con una práctica muy avanzada, que logra las posturas más complicadas, pero si un día se despierta con migraña o fatiga y decide llevar su cuerpo al límite con una clase avanzada, será un alumno mediocre. No habrá entendido la finalidad de la práctica y además, estará exponiéndose a un gran riesgo de lesión. El Yoga es para sanar, no para crear más estrés y ansiedad. Escoge tu clase según tus necesidades reales. No corras, ni tengas prisa. Escucha y disfruta.

¿Cómo practicar Yoga Online?

  • Sé un alumno disciplinado: otra gran recomendación a la hora de practicar Yoga Online es la de seguir las pautas estipuladas por el profesor. El practicante debe ser lo suficientemente humilde y curioso para escuchar las indicaciones y consejos de la persona que ha ideado la clase. No sólo por respeto. Sino para evitar una lesión o desgarramiento. Los ajustes verbales son un gran tesoro: nos ayudan a expandir nuestra consciencia corporal y a entender desde otra perspectiva la postura. También es importante leer la descripción que acompaña el vídeo: suele aguardar información de gran valor. Practicar Yoga Online nos abre un mundo de gran variedad: pero para progresar en el sadhana siempre es mejor menos que más. Ir poco a poco, realizando clase por clase, nivel por nivel es más útil y efectivo que querer abarcarlo todo y perderse en la abundancia del contenido digital. No todo lo que se encuentra en Internet es profesional: uno no sólo debe ser un alumno disciplinado, sino también crítico. Desarrollar la capacidad de saber si un contenido es de calidad o no es muy importante para no lesionarse. Para no extraviarse o llenarse de conceptos que crean desorden y no ofrecen un buen soporte.
  • Practica con asiduidad y amabilidad: finalmente, es fundamental ser asiduo y compasivo. Practicar a diario es lo ideal (y no significa practicar Yoga Dinámico los 7 días de la semana, sino combinar prácticas dinámicas con clases más relajantes y restaurativas, y secuencias sólo destinadas a pranayama o meditación). Sólo la constancia, la repetición y la compasión pueden ayudar al yogui a evolucionar. Hay dolor, hay desolación, hay frustración y sobretodo esfuerzo. Pero todo eso puede transformarse en liviandad, claridad, ligereza y presencia. El sacrificio que uno hace cuando practica Yoga no es en vano: ese tiempo es oro. Es alimento vital no sólo para el cuerpo, sino para el corazón. Si hay días muy ajetreados, no pasa nada: 10 minutos de meditación son suficientes para centrarnos de nuevo y alinearnos con nuestro ser interno. Cada paso dado, sea cual sea su dirección, nos acerca un poco más a la unión. A la expansión de nuestra consciencia individual. A la liberación del diálogo mental.

Cada día nos ofrece la oportunidad de despertar: ya sea practicando Yoga presencial o Yoga Online. Todo lo que está ocurriendo tiene un sentido secreto: puede que a lo mejor sea el de disponer de más tiempo para tu sadhana. Puede que sea el de enseñarte a crear tu propio sadhana. Puede que al final, el Yoga Online te ayude a ser más independiente, intuitivo y compasivo.

Haz que el rincón de tu casa donde realizas las prácticas de esta filosofía ancestral sea un espacio de paz y de bienestar. Un lugar donde sanar.

Mae Knapnougel


Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados