El detox: una práctica de purificación y sanación

Alimentación Detox

Descubre los beneficios que tienen las jornadas detox.

Tras las vacaciones o tras una época de consumo excesivo - no sólo de alimentos, sino también de compras, viajes, eventos sociales o jornadas laborales - el cuerpo se encuentra pesado y cansado, la mente atolondrada y espesa, y la energía muy debilitada. Esto se debe al sobreesfuerzo general de mente y cuerpo por recibir, digerir y generar un exceso de estímulos externos. Muchas veces, la sobre exposición a esta vorágine incesante puede provocar desorden, dispersión e incluso una leve enfermedad.

Ni el cuerpo, ni la mente fueron concebidos para utilizarse de forma abusiva. No fueron creados para estar constantemente en funcionamiento, y aún menos para vivir fuera de ellos.

Sin embargo, la sociedad capitalista les obliga a ello. La producción constante de productos y servicios; el vaivén interminable de la oferta y la demanda; la obsesión del hacer y la ausencia del ser, son algunas de las razones por las cuáles gran parte de los occidentales saben trabajar pero no descansar. Saben producir pero no vivir.

Las jornadas o temporadas detox son el remedio ideal para combatir esta enfermedad. Son accesibles a todos, pues gran parte de sus herramientas se encuentran en nosotros. Lo único que necesitan es de un pequeño sacrificio: cambiar durante unos días la rutina y permitirse el lujo de aminorar el ritmo de vida.

El detox no sólo tiene que ver con el tipo de dieta que seguimos; también puede aplicarse a las actividades físicas, sociales, laborales… Es una práctica que se basa en reducir el número de tareas para vivirlas con más presencia. En reducir el número de alimentos, para saborearlos con mayor detenimiento.

El detox es el arte de pausar el tiempo para sentirse pleno.

 Dieta Detox

¿Cuáles son los beneficios del detox?

  • Al seguir una dieta detox, basada en alimentos puros, crudos y muchas veces licuados, el cuerpo recibe vitaminas y minerales en su estado más prístino y nutritivo. Consumir vegetales, hortalizas y frutas de temporada provee al cuerpo de lo que realmente necesita en ese momento. Lo equilibra de nuevo. Nuestro organismo dispone de mecanismos inteligentes para depurarse de toxinas a diario. Sin embargo, el aire contaminado que respiramos, las comidas grandilocuentes que consumimos a la velocidad del rayo, el exceso de cosméticos sobre la piel o la impureza del agua que se bebe, pueden causar una sobrecarga de elementos tóxicos. En este momento, el cuerpo, abrumado por tanta impureza, se fatiga en exceso, provocando desánimo, pereza e incluso dolencias. La cuestión no reside en reducir sobremanera los alimentos, ni tampoco pasar hambre en exceso. El estilo de vida detox se basa en ingerir nutrientes de calidad, que nos ayuden a depurar: batidos verdes, alimentos de origen vegetal, agua de calidad… También es importante comer cuando uno realmente siente que tiene hambre. Cuando al pensar en la comida, aparece la saliva. Otro principio fundamental es hacerlo de forma lenta: darse el tiempo y el espacio para saborear cada bocado. Y lo más importante, incorporar la alimentación depurativa de forma gradual. Al querer incorporar un hábito nuevo, tanto mente como cuerpo necesitan un entreno. Si cada día se realiza un pequeño cambio, el resultado se mantendrá a largo plazo.

Vida Detox

  • El detox de la vida social es otro elemento fundamental para descansar. Tras las vacaciones o festividades, tras días y días de intercambios y diálogos, uno necesita volver a centrarse. Conectar de nuevo con su espacio y silencio. ¿Porqué? Porque aunque cueste creerlo, relacionarse constantemente con el mundo exterior provoca cansancio y muchas veces depresión. Si las conversaciones fueran amenas, las noticias positivas, los intercambios pacíficos y el silencio un amigo, no harían falta estas jornadas detox. Pero esto no suele ser común: en las conversaciones, abundan las luchas por tener la razón; las voces se alteran, creando un ruido ensordecedor; las imágenes no dejan de surgir en la mente; el silencio es incómodo y da miedo. El teléfono, además, también participa en esto: no es necesario ver físicamente a otras personas para estar conectado con la vida social. Para estar informado al instante de lo que ocurre en cualquier lugar.  La cuestión no radica en aislarse por completo; simplemente dedicar unos momentos del día a estar en silencio. La práctica de la meditación es ideal. Aprender a respirar de manera consciente nos puede ayudar a silenciar la mente. En vez de estar sobre estimulada, se centra y recarga. Caminar por la naturaleza, sólo y con consciencia, también es perfecto. Dejar que la mente se calme y el cuerpo reciba los sonidos del mar o la montaña, la brisa salina o el oxígeno de un bosque, es curativo y regenerativo.

Yoga Detox

  • El detox a través del Yoga. Además de seguir una dieta depurativa y practicar alguna disciplina meditativa, el movimiento del cuerpo puede ayudarnos a depurar los excesos. La práctica de Yoga es perfecta para esto: a través del trabajo de torsiones o mediante clases que fortalecen el abdomen, uno activa los mecanismos internos del cuerpo, que a través del sudor y de la exhalación, se deshace de sus propios desechos. Las asanas tienen además un impacto en las emociones: las estabilizan y equilibran. También ayudan a reducir el estrés, pues tienen un efecto calmante en el sistema nervioso. Todo esto nos ayuda a tener el valor y las ganas de aminorar el ritmo de vida, apaciguar la obsesión por consumir con demasía, relacionarnos desde la compasión y no la obsesión… Al regular las energías internas, uno se siente más vivo y contento; recargado y a la vez sereno.

Estas son algunas ideas de prácticas detox que puedes incorporar de forma paulatina a tu día a día. Existen otras muchas más: pintar mandalas, descargar malas vibraciones mediante el baile espontáneo, ordenar una habitación, salir a correr con consciencia, cocinar con lentitud y presencia, cultivar y cuidar un jardín… El detox es universal y puede aplicarse a cualquier tarea si se emprende desde un estado de paz y consciencia. Pero es importante empezar poco a poco, sin acumularlas. Esmerándose en cada una de ellas; creando espacio entre ellas.

Mae Knapnougel


Leave a comment

Please note, comments must be approved before they are published

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy Policy and Terms of Service apply.