El Mindfuleating y la salud laboral

¿Cómo el Mindfuleating puede mejorar tu rendimiento laboral?

Mindfuleating y Trabajo

El Mindfuleating es una herramienta muy buena para vivir con más consciencia. Toma raíz en las enseñanzas milenarias del Mindfulness, una sabiduría que se origina en la filosofía budista.

A través de la atención plena, que no es más que el enfoque completo de nuestra energía en un ámbito o suceso de la vida, logramos conectar con el momento presente. Logramos palpar la sensación de estar presentes. De sentirnos vivos y completos. Unidos al universo entero.

El Mindfuleating es, por lo tanto, una forma de comer de manera consciente.

¿Qué significa esto?

Mindfuleating y Salud Laboral

Comer. Únicamente comer. Sin hacer nada más. Disfrutando del masticar. Del saborear.

Es atender a la comida con nuestros 5 sentidos: el olfato, el tacto, el sabor, el oído y la vista.

Es escuchar al cuerpo y nutrirlo según sus auténticos requerimientos. El cuerpo es un vehículo que nos permite experimentar la vida física. Como todo vehículo, necesita una fuente de energía, y parte de ella viene de la comida. La comida es un pilar fundamental para que el cuerpo se desenvuelva con acierto, para que la mente funcione correctamente y el corazón palpite adecuadamente.

Si no comemos suficiente, experimentamos debilidad y cansancio, apatía y desánimo. Nuestra mente se enlentece. Capacidades como la memoria y la concentración pierden fuerza y valor. Al no disponer de la energía adecuada, de la energía que nos permite crear y actuar con maestría en la vida, somos incapaces de manifestar. Somos incapaces de materializar una idea magistral.

Así pues, aprender a escuchar el cuerpo es fundamental si queremos prosperar. Crear pequeños espacios de silencio en nuestro día a día nos puede ayudar a desarrollar esa escucha intuitiva. Una forma nueva y muy sencilla de sentirnos y nutrirnos.

¿Cómo me siento hoy? ¿Qué tipo de alimentos me pide el cuerpo? ¿Cómo me siento al comer este alimento? ¿Qué tipo de sensaciones despierta en mi cuerpo?

¿Qué energía necesito para desarrollar esta tarea? ¿Una energía densa o ligera? ¿Algo que me permita estar largas horas concentrado o relajado?

Estas son algunas preguntas que puedes hacerte a diario cada vez que comas algo. Anotar tus reflexiones en un diario te ofrecerá una visión cada vez más real y completa de la influencia de tus comidas en tu vida.

Además de ser una filosofía de vida, el Mindfuleating también contempla una forma de tratar la comida.

La masticación es una parte fundamental de esta herramienta: cuánto más mastiques los alimentos, menos energía tendrá que utilizar el organismo para absorber los nutrientes.

Las enzimas digestivas empiezan a segregarse en nuestro cuerpo al contemplar los alimentos. Desde el momento que colocamos nuestra mirada sobre ellos, incluso antes de introducir algo en nuestra boca, empezamos a producir sustancias que facilitan la digestión. Otras se segregan durante la masticación.

Estas pequeñas tijeras enzimáticas trituran los alimentos para que el estómago los pueda procesar correctamente y el hígado los pueda tratar y manipular óptimamente.

¿Qué significa esto?

Mindfuleating y Rendimiento Laboral

Que si practicamos Mindufleantig, si aprendemos a comer más despacio y sin distracciones, si nos esmeramos en masticar correctamente y respirar naturalmente, nuestra digestión no nos robará energía. Podremos seguir con las tareas del día sin necesidad de una siesta al mediodía, sin sentirnos hinchados ni aletargados, con sopor o cansancio. La energía vital del cuerpo, también conocida como prana, podrá ser utilizada para seguir creando y pensando, en vez de únicamente digiriendo y absorbiendo.   

En vez de destinar 3/4 partes de la energía al proceso de digestión, el cuerpo será capaz de dosificar ese prana, para que otros órganos, como el cerebro, puedan seguir funcionando de forma eficiente y creativa. Si además somos conscientes de los nutrientes que necesita nuestro órgano intelectual para imaginar, visualizar, crear y materializar, su rango de eficiencia aumenta.

Un ejercicio muy bonito es practicar la atención plena al tomar un puñado de nueces e imaginar como uno de sus más valiosos nutrientes, el Omega 3, es absorbido por el cuerpo y aumenta el rendimiento de nuestro cerebro. Otros alimentos necesarios para la salud de nuestro órgano pensante son las semillas de cáñamo o de chía, las hojas verdes o la proteína.

Cuando uno entiende que somos energía y que saber utilizar, dosificar y dirigir esa energía de forma adecuada e intuitiva nos brinda auténticas maravillas, somos dueños de nuestro cuerpo, cerebro y por lo tanto, anhelos.

Todo cuanto deseamos hacer, puede ser.

La clave está en aprender a comer de forma consciente. Más lentamente. Ese tiempo que inviertes en masticar, saborear, agradecer y visualizar es vital. Te ayuda a crear. A innovar. A desplegar toda tu imaginación y actuar con motivación.

Porque para ser eficiente laboralmente, necesitas energía, motivación e inspiración. Todo esto, que parece muy abstracto y esotérico, viene dado por el cuerpo. A través de la segregación de ciertas hormonas, como la dopamina o la serotonina, tu cerebro estará más predispuesto a pensar, idear, enfocarse y concentrarse.

Por eso, sentir placer al comer es vital. Meditar al comer es fundamental. Darse el tiempo y el espacio para masticar y saborear es esencial. No sólo absorbemos alimentos, también segregamos hormonas en el cuerpo. Y esto también alimenta nuestro cerebro.

Nos hace sentir contentos. ¿Qué puede ser más óptimo para el trabajo que un cuerpo nutrido y relajado? ¿Qué puede ser más vigorizante que una mente contenta y enfocada?

El Mindfuleating nunca te quitará tiempo. Te enseñará a utilizar tu tiempo. A vivir con contento. Seguro y sin miedo. Con energía y vitalidad. Con ganas de crear y la inspiración necesaria para innovar.

Mae Knapnougel


Leave a comment

Please note, comments must be approved before they are published

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy Policy and Terms of Service apply.