¿Qué es el Vinyasa Yoga?

Vinyasa Yoga Flow

Vinyasa Yoga: el arte de respirar y moverse con consciencia.

El Vinyasa Yoga es uno de los estilos más populares en la sociedad occidental. Su vaivén de movimientos constantes y respiración ujayi empodera a las personas que lo practican con asiduidad. Les devuelve su habilidad para moverse con gracia y soltura. Despierta la energía y alimenta la vitalidad.

Similar al baile, el Vinyasa Yoga se caracteriza por su fluidez y armonía. Las “asanas” (posturas en sánscrito) se encadenan una detrás de otra a través de la respiración consciente y de transiciones potentes. El arte de moverse define este estilo de Yoga dinámico.

La respiración es poderosa: su vigor despierta la energía latente del ser humano para que éste sienta la fuerza de la vida recorrer su cuerpo, nutrir las células y restaurar el cerebro. Es una especia de meditación en movimiento: cada gesto es pensado, sentido y vivido. Cada zona cobra un valor importante: se respira hacia todos los lugares.

¿Qué es el Vinyasa Yoga?

El Vinyasa Yoga es, por lo tanto, un baile de consciencia donde el movimiento y la respiración se acoplan para crear posturas y encadenarlas entre ellas con soltura. A continuación te explicamos algunas de sus características:

Vinculación consciente y armoniosa de poses: la práctica de Vinyasa Yoga vincula una postura a la siguiente utilizando la respiración consciente (suele ser la respiración “ujayi”). Cuando las posturas se practican de tal manera, fluyen entre sí, se suceden desde un estado de meditación posibilitado por la respiración. Es por eso que a veces se le llama «Vinyasa Flow Yoga». Es la práctica que enseña el arte de moverse con presencia, concentración, fluidez y compasión: las transiciones son igual de importantes que las posturas estáticas. Gracias al trabajo de pranayama, el estudiante puede vincular una asana con otra desde inhalaciones y exhalaciones largas e intensas. Este estilo de Yoga despierta en el individuo su consciencia divina: más allá de tener un cuerpo, le muestra la manera de ser el cuerpo.

La respiración inicia el movimiento: como ya hemos mencionado antes, la transición de una asana a la siguiente se inicia desde la respiración consciente. Ésta puede volverse más profunda y más tensa debido a la actividad física, pero idealmente (con práctica, paciencia y perseverancia), debe permanecer regular y por la nariz. La respiración crea el ritmo y el tiempo que subyacen a la vinculación de las posturas. Al principio parece un trabajo arduo y complicado; con el tiempo se torna en algo muy nutritivo y natural.

Características del Vinyasa Yoga

Ejercicio cardiovascular: la práctica de Vinyasa Yoga implica, generalmente, movimientos intensos y genera un ejercicio cardiovascular que no siempre está presente en Hatha Yoga o Yiengar (estilos de Yoga más pausados, donde el objetivo principal es conectar con energías más sútiles del cuerpo físico). El corazón es irrigado con sangre y oxígeno; los músculos se tensan y destensan al son de los movimientos de expansión y de contracción. Este tipo de entrenamiento convierte la práctica de Vinyasa Yoga en una disciplina completa, divertida e incluso un tanto deportiva. El fuego que despierta este tipo de secuencias explica su éxito y su poder de atracción: nos da la posibilidad de desconectar en plena acción.

Variedad: una característica definitoria de las clases de Vinyasa Flow, que también explica su fama, es la variación en la secuencia de una clase a otra. No hay dos clases iguales. Cada día es diferente. Los profesores de Vinyasa Flow son muy creativos: algunos incluso adoptan ejercicios de otros ámbitos deportivos para incorporar en sus clases. Es muy frecuente modificar la postura original, crear movimientos dinámicos dentro de la propia asana, o enseñar transiciones poderosas para convertir la práctica en una explosión de fuego, vigor, consciencia y concentración.

La práctica de Vinyasa Flow, aunque exigente y retadora, puede ser practicada por todo el mundo. Existen clases de Vinyasa Basic para enseñar los principios de esta disciplina: consciencia corporal, alineación, ejecución de transiciones y armonía entre movimiento y respiración. Desde Believe Athletics, os animamos que probéis varias disciplinas de Yoga, a que las combinéis entre ellas y disfrutéis con ellas. Cada una trae consigo beneficios y efectos positivos: todas están para enseñar, curar y transformar. Puedes dedicar tu energía a profundizar en una disciplina o combinarlas entre sí según las necesidades de cada día.

Mae Knapnougel


Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados