Niyamas: ¿cómo incorporarlos en tu día a día?

Descubre qué son los niyamas y cómo incorporarlos en tu día a día.

Niyamas

En la filosofía del Yoga existen unos principios internos que nos permiten vivir en el mundo más ligeros y contentos: estos también se conocen como niyamas.

Hace tiempo, te hablamos sobre los yamas, y cómo podías aplicarlos en el mundo ordinario. Hoy nos gustaría tratar los niyamas, unos valores internos para depurar el cuerpo y cultivar un mundo interior lleno de contento y agradecimiento.

Porque si algo necesitamos, es más tiempo y espacio para desarrollar gratitud y aceptación, para apreciar la vida como es y no como queremos que sea.

¿Qué son los niyamas?

Los niyamas son una serie de principios que se dan en las escuelas de yoga para enseñar a los alumnos a vivir en calma interior y en alineación con el propósito más elevado de la existencia: ser aceptación y encarnar unión.

Son cinco prácticas positivas que todo yogui debe ir desarrollando y trabajando en su camino hacia la iluminación (samadhi): saucha, santocha, tapas, svadhyaya, e ishvara prahidhana. También pueden ser considerados como valores interiores para transitar por el mundo de lo ordinario con una apertura hacia los milagros. A través de la mirada de los niyamas, el yogui habita el mundo mundano con unos ojos llenos de curiosidad, aceptación y benevolencia.

En cada niyama se trabaja un aspecto especial para despertar más consciencia e iluminar a los demás con el poder de nuestra presencia. Porque cuando uno practica con asiduidad y paciencia cada niyama, su energía se renueva, su aura se expande y su corazón se abre.

¿Cuáles son los cinco niyamas?

¿Qué son los Niyamas?

Existen 5 niyamas:

  • Saucha: pureza, limpieza interior, higiene del cuerpo, la mente y las emociones…
  • Santosha: contentamiento, aceptación de lo que es…
  • Tapas: austeridad, disciplina y sencillez…
  • Svadhyaya: auto-conocimiento, auto estudio, exploración del mundo interior, lectura de las escrituras sagradas…
  • Ishavara Pranidhana: devoción o inspiración de lo divino, entrega a la fuerza superior que todo lo gobierna…

Cada Niyama presenta diferentes matices según cómo se mire. Lo importante es aplicarlo a tu día a día como tú lo entiendes y percibes. No es cuestión de que todos seamos iguales: la gracia de la vida es ser diferentes y complementarios.

Tips para practicar los niyamas en el día a día.

A la hora de implementar los niyamas en tu rutina, es importante ir poco a poco. Cada niyama puede ser incorporado en cualquier área: por eso es mejor empezar por un niyama por área (por ejemplo, saucha en el hogar, santosha en el trabajo, tapas en la comida, svadhyaya en las relaciones sociales, ishvara pranidhana en tu proyecto de emprendimiento…).

Incluso, para estar seguro de que el nuevo hábito se convierte en algo fluido, natural y beneficioso, lo ideal es centrarse en un niyama por semana. De esta forma, el cerebro aprende nuevas cosas de forma gradual, y esto no añade más estrés ni ansiedad. La práctica de los yamas y los niyamas no debe ser fuente de preocupación; todo lo contrario.

Nos debe ayudar a ser cada vez más conscientes de lo siguiente: la vida es efímera y es nuestro pequeño deber vivirla y sentirla.

Anotar todo lo que sentimos, todo lo que percibimos y todos los cambios que se generan, a medida que vamos practicando los niyamas, en un diario es algo muy útil. Esto nos permite plasmar todo nuestro mundo interior en algo exterior, permitiéndonos ver las cosas con más perspectiva.

Además, nos permite vaciarnos por completo de pensamientos y recuerdos.

De esta manera, cada vez que debamos recordar la lección que hemos aprendido con uno de los niyamas, sólo tendremos que acudir a nuestro diario.

Crear un satsgang entorno a esta temática con personas que estén compartiendo tu mismo camino y entiendan tu filosofía de vida es otra herramienta perfecta para ser exitoso en esta empresa. Somos seres sociales. Necesitamos comunicarnos, expresarnos, compartirnos. Busca personas con las que puedas hablar y comparte con ellos tu camino espiritual.

Y sobretodo recuerda, que el fracaso es sólo un concepto. Y que la sabiduría se cosecha en el proceso. Nada está bien o está mal. Lo importante es caminar. Avanzar. Fallar. Y volver a empezar.

Mae Knapnougel


Leave a comment

Please note, comments must be approved before they are published

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy Policy and Terms of Service apply.