¿Qué es Pranayama?

Descubre qué es pranayama y cómo puede mejorar la calidad de tu vida.

Pranayama

Todo el mundo habla de pranayama. Los grandes profesionales de la salud y el bienestar integral lo han incorporado en su rutina diaria. Los estudios científicos acreditan sus efectos transformadores y sanadores.

Pero, ¿qué es pranayama? ¿De dónde proviene su nombre y cuál es su filosofía?

¿Qué es pranayama?

La palabra “pranayama” proviene del sánscrito, pues es una herramienta que fue ideada hace miles de años por los grandes sabios y yoguis de la India.

“Prana” significa energía vital: está presente en todo momento y en cualquier lugar, es lo que permite que las cosas, animadas e inanimadas, sean y se desenvuelvan.

Pranayama es, por lo tanto, el control, el dominio, y el estudio del prana. Es el arte de respirar de forma consciente y con una intención particular. Existen diferentes tipos de pranayamas, con sus propias particularidades y funciones. Pranayama es utilizar la respiración con una intención. También es conectar con la fuente más pura y primitiva de la vida. Con el potencial latente de nuestro ser consciente.

A través del pranayama podemos beber de la magia que reside en nuestro interior y que disuelve cualquier dolor.

¿Cuáles son los beneficios de pranayama?

Existen diferentes tipos de pranyama: nadhi sodhana, chandra bedhana, surya bedhana, sitaly pranayama, kapalabhati… la lista es muy larga. Cada uno de ellos presenta diferentes aspectos y tiene diferentes efectos en el cuerpo.

Por lo tanto, hoy no os hablaremos de los beneficios de cada pranayama, sino de los beneficios de practicar pranayama.

  • Nos conecta con la respiración, energía vital que sostiene todos los procesos fisiológicos, mentales y emocionales.
  • Nos permite anclarnos en el presente: el espacio y tiempo donde se despliega la vida real.
  • Nos permite gestionar las emociones, pues a través de la respiración podemos entender y regular nuestro estado de ánimo.
  • Nos llena de energía, pues el oxígeno es el principal alimento del cuerpo físico.
  • Nos permite desarrollar la autodisciplina, la concentración, el foco mental y la observación, cualidades indispensables para nuestro día a día.
  • Nos ofrece un momento de paz, soledad y silencio perfectos para darle un respiro a nuestro cerebro (el silencio neuronal es fundamental para tener más creatividad, sentirnos inspirados y motivados, vivos y con ánimos…)…

Estos son algunos de los maravillosos efectos de la práctica del pranayama. En futuros artículos os hablaremos de forma más concreta y específica sobre cada uno de ellos.

¿Cómo puede mejorar mi calidad de vida?

Beneficios de Pranayama

Sin duda alguna, la práctica de pranayama puede mejorar exponencialmente tu calidad de vida.

Es una técnica que te permite moldear y transformar tu estado de ánimo: a través de diferentes ejercicios respiratorios puedes reducir e incluso disolver el estrés, la ansiedad, los ataques de pánico o los momentos apáticos.

Además, pranayama también te permite regular la fisiología de tu cuerpo: puedes cambiar su temperatura interior, estabilizar el sistema hormonal, mejorar la calidad de tu sueño, desarrollar la concentración y el foco mental, aumentar la capacidad de resiliencia y adaptación…

La forma en la que respiras define tu calidad de vida. Si aprendes a ser dueño de tu respiración, puedes convertirte en un gran creador. Reaccionarás ante los sucesos e imprevistos externos desde el autocontrol y el dominio de ti mismo. Eso te brindará paz y bienestar, calma interior y confianza en tu corazón.

Tips para incorporarlo en mi día a día.

Pranyama es una práctica que requiere de mucha disciplina y repetición. Por eso es mejor empezar poquito a poco.

El éxito de esta modalidad no reside en la cantidad, sino en la calidad: es mucho más efectivo un minuto de respiración consciente que 10 minutos de respiración inconsciente.

Si te das cuenta, una exhalación profunda y sentida, de esas que realizas después de un largo día de trabajo, de un entreno duro o de una tarde jugando con tus hijos, es un gran gusto. Imagina lo que pueden hacer por ti diez buenas inhalaciones y exhalaciones.

Otro factor importante, es que te sientas a gusto con la técnica que escoges: hay algunos pranayamas que son completamente desaconsejados para principiantes. Céntrate en técnicas de respiración fáciles como la respiración yóguica completa, nadhi sodhana, surya bedhana, chandra bedhana… Al principio te costará; es normal.

Tu capacidad pulmonar aumentará a medida que vayas practicando: no tengas prisa por dar con el mejor resultado.

Los hábitos a largo plazo se cosechan en los pasos pequeños pero diarios.

Busca un centro de yoga o una plataforma online y empieza a probar y a experimentar. Nada malo puede ocurrirte si escoges las modalidades de principiante: se amable con tu cuerpo y respétalo a cada momento.

Mae Knapnougel


Leave a comment

Please note, comments must be approved before they are published

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy Policy and Terms of Service apply.